Aquí al final siempre el que lo paga y lo pasa mal son los pobres habitantes de donde ocurre el evento.

Anuncios