Como vemos los famosos de esta sociedad, se convierten nunca mejor dicho en muñecas de trapo.

Anuncios