Adoninas

(AP) SANTIAGO, Chile – El Papa Francisco acusó el jueves a las víctimas del pedófilo más notorio de Chile de difamación, un final inaudito a una visita para ayudar a sanar las heridas de un escándalo de abuso sexual que ha costado a la Iglesia Católica su credibilidad en el país.

Francisco dijo que hasta que vea pruebas de que el obispo Juan Barros fue cómplice de encubrir los crímenes sexuales del reverendo Fernando Karadima, tales acusaciones contra Barros son “pura calumnia”.

Las declaraciones del Papa causaron conmoción entre los chilenos y la reprensión inmediata de las víctimas y sus defensores. Señalaron que los acusadores fueron considerados lo suficientemente creíbles por el Vaticano, tanto así que condenó a Karadima a una vida de “penitencia y oración” por sus crímenes en 2011. Un juez chileno también encontró a las víctimas creíbles, diciendo que aunque ella tuvo que retirar…

Ver la entrada original 959 palabras más