La Élite y sus sicopatias, cómo podréis comprobar, el adorar a ciertos ídolos no es nada sano y mucho menos natural.