Lo malo de todo ésto, es que los jóvenes tienen entre comillas a estas pobres personitas como si ídolos…