MAquí vemos la inutilidad de la clase política de la Marca Ispañistan…